Domingo en Legua Emergencia. Abuso policial y corrupción

 

 

Mural del Comité de DDHH La Legua. Calle Francisco de Zarate. Foto: Archivo cosmopolita

Mural del Comité de DDHH La Legua. Calle Francisco de Zarate. Foto: Archivo cosmopolita

CRÓNICAS

Es una sección descriptiva y de opinión de los integrantes del Comité de Derechos Humanos de La Legua con respecto a lo que se vive en nuestra población y otros lugares de Chile intervenidos por el Estado y en donde el abuso y violencia policial ha ido erosionando los lazos de solidaridad y esperanza, no obstante la resistencia que el arraigo e identidad anteponen.

Domingo en Legua Emergencia. Abuso policial y corrupción

En este apartado, reseñamos la primera de tres partes donde testimonios de abuso policial hacia los pobladores de La Legua son una constante.

Los pobladores de Legua Emergencia, yendo y viniendo de la feria. Al lado derecho uno de los autos del GOPE que acostumbra a rondar por las calles de la población. Fuente: Archivo Cosmopolita.

Los pobladores de Legua Emergencia, yendo y viniendo de la feria. Al lado derecho uno de los autos del GOPE que acostumbra a rondar por las calles de la población. Fuente: Archivo Cosmopolita.

Convocados por tres pobladores que quieren relatar abusos de poder ocurridos en el mes de julio de 2017 por parte de carabineros, caminamos por las calles de la población en dirección a sus casas. Mirando hacia el oriente comienza el incesante desfile de carros y transeúntes que, como siempre, repletan la feria de domingo de La Legua, que con los coleteros en sus puntas se alarga como preámbulo o despedida del trayecto dominical. Un poco más allá, funcionarios de carabineros se pasean por la feria comprando frutas y otros productos, como cualquier otro vecino, con la gran diferencia que lo hacen armados y custodiados, innecesariamente, por dos carabineros más que los esperan en el carro policial apostado en la esquina de la calle San Gregorio norte.

Los pobladores de Legua Emergencia, yendo y viniendo de la feria. Al lado derecho uno de los autos del GOPE que acostumbra a rondar por las calles de la población. Fuente: Archivo Cosmopolita.

 

Domingo 30 de julio de 2017: Carabineros por la vereda de Jorge Canning. Fuente: Archivo Comité de DDHH La Legua.

Domingo 30 de julio de 2017: Carabineros por la vereda de Jorge Canning. Fuente: Archivo Comité de DDHH La Legua.

Nos encontramos con el primer vecino, se siente contrariado. “Toda mi vida, desde chico, yo vi a mis papás luchar contra la dictadura militar, con valores y principios que yo intento traspasar a mis hijos. Ahora que estoy en una situación de apremio se me viene eso a la cabeza y no me siento capaz de denunciar a los pacos por temor de algo mayor”. Traga saliva, nos queda mirando y continua, “la semana pasada por ningún motivo conocido, un carabinero se abalanza sobre mí y me empieza a golpear ferozmente en la vereda delante de mucha gente que miraba sorprendida y asustada. Este paco es conocido por sus actos de matonaje. Como antes lo fueron “el reguetonero” y “el carepollo”, ahora está él. Yo le grito que me deje en paz y él más me pega. Le digo, entre los golpes, que soy trabajador –trabajo en la construcción- y que no sé por qué me golpea y él dice que para que no me pase rollos con él”.

Silencio. Al terminar su relato le preguntamos por alguna identificación, día, hora, lugar, todo lo necesario para hacer una posible denuncia administrativa o en la Fiscalía. “Si me acuerdo, sé cada una de esas cosas, pero ¿¡para qué!? Yo quiero acabar con esto, sobre todo que no le pase nada a mis hijos porque le pueden pegar, amenazar, pasarlo mal. Además que no sé el nombre del funcionario, aunque podría saberlo, andaba sin la identificación, pero es del carro GOPE que se pasea de un lugar a otro de la población con el supuesto objetivo de defendernos de las balas y el tráfico de drogas. Le grité al paco que lo denunciaría, que no iba a quedar impune su abuso y me contesto ‘hace la wea que queraí a nosotros nadie nos va a ganar’. No conforme con eso empezó a gritar en voz alta para que los vecinos escucharán ´el loco es sapo, es sapo’ y así. O sea primero me pega sin motivo, después me amenaza y finalmente me difama delante de los vecinos para que algunos de ellos me miren con sospecha o rabia y crean que los meto en problemas. Es angustiante esta cuestión, es de un abuso que no se pude explicar”.

Es verdad, ¿cómo explicar el abuso de poder de la autoridad, en este caso Carabineros, ante la gente? Son numerosas las denuncias en el mismo sentido; similar es la angustia, la sensación de vacío, impotencia, soledad. Todo se hace cuesta arriba. El círculo de poder, la corrupción que denuncian los pobladores entre carabineros y traficantes no es solo un rumor, ocurre todos los días, pero ¿quién puede-quiere exponerse ante lo que esa denuncia responsable, como le llaman por ahí, significa? ¿Quién desea exponerse a la violencia asesina del tráfico de drogas en complicidad con funcionarios policiales, representantes del estado de Chile, garantes supuestos de la seguridad de la población? Nadie, pues cruzar el umbral de la denuncia con evidencias, es acercarse un poco más a la tragedia de la indefensión cercana a la muerte.

Anuncios

Comité DD.HH. La Legua y Clínica UDP presentan informe sobre violencia policial a 15 años de intervención del Estado

El informe, que devela la existencia de un instalado patrón de violencia policial, fue presentado el día viernes 16 de  junio de 2017 en Legua Emergencia y ahora se encuentra disponible en versión digital para su libre distribución.

Imagen libro

Bajo el título “A quince años de intervención estatal: violencia policial en La Legua”, el informe, que fue financiado por la Embajada de Alemania en Chile, se propone develar una realidad invisibilizada: la de la violencia policial instalada en un territorio desde que el Estado decidió intervenirlo.

Uno de los puntos centrales del trabajo intenta demostrar que lo que ha ocurrido en la población La Legua, desde que se da inicio al llamado “Plan de Intervención” es que no ha habido propiamente un “plan” para hacer frente a la realidad del narcotráfico sino más bien una ocupación policial que no ha tenido metas claras, responsables ni evaluaciones.

El informe sistematiza las denuncias de violencia policial que ha recibido el Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua entre los años 2006 y 2016, lo que demostraría que existe un patrón sistemático de vulneración de derechos en el marco de la intervención. Junto con esto, se identifica también qué factores institucionales contribuirían a favorecer los patrones de violencia policial.

Para descargar el informe completo en versión digital haga click en el siguiente enlace.

Lanzamiento del libro “Memoria visual de Legua Emergencia. Vida y oficio de Mario Alarcón”

invitacion_archivo-libro

 

El Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua, tiene el agrado de invitar a usted a la presentación del libro “Memoria visual de Legua Emergencia. Vida y oficio de Mario Alarcón”

Cada gesto, palabra, rostro, lugar recobrado cuando parecían perdidos nos ayudan a querer y valorar lo que somos y hemos sido.

El viernes 13 de enero a las 19 horas nos juntaremos en torno a la presentación del Archivo fotográfico y libro “Memoria visual de Legua Emergencia. Vida y oficio de Mario Alarcón”.

Presentará Samuel Delgado, director de Cenfoto-UDP.

Nos acompañaremos de música, palabras y fiesta.

La presentación se realizará en la capilla Nuestra señora de la Paz ubicada en Jorge Canning # 610, Legua Emergencia, San Joaquín.

 

Declaración Pública ante la reprobable presidencia del diputado Daniel Farcas (PPD) de la Comisión Especial Investigadora de Barrios Críticos

“Como Comité de Derechos Humanos consideramos que el actuar equívoco, dañino e irresponsable del Diputado Farcas no entrega ninguna garantía de transparencia, deferencia y confianza para encabezar está instancia. Esto es de gran gravedad, pues estamos ante una Comisión, que tiene la posibilidad histórica no solo de conocer el fracaso de una política pública que durante 15 años ha violado los derechos esenciales de las personas, sino también las profundas ganas y expectativas de la comunidad, en pos de una política pública que valore la vida y contribuya a rescatar su dignidad”.

comision

En octubre de este año la Cámara de Diputados aprobó la creación de una Comisión Especial Investigadora con el objetivo de recabar antecedentes acerca de las intervenciones estatales en los llamados “barrios críticos” de Santiago. Se trata de una instancia inédita, pues las acciones del Estado en estos lugares, caracterizados por la precariedad, la violencia policial y la vulneración de derechos que sostienen las condiciones mínimas de una vida digna, nunca habían sido debidamente fiscalizadas por los propios organismos estatales.

La Comisión comenzó a funcionar en noviembre y a la fecha ha realizado tres sesiones. Si bien, uno de los requisitos para cumplir con los objetivos planteados, tiene que ver con escuchar a los distintos actores involucrados y así asegurar la realización de un trabajo responsable, nada de eso ha sucedido bajo la presidencia del diputado Daniel Farcas (PPD). Por el contrario, el diputado Farcas ha tenido un actuar errático y carente de responsabilidad. Entre los hechos protagonizados por el diputado cabe destacar los siguientes:

I. Decidió realizar una sesión de la Comisión en la población La Legua. En esta oportunidad, no solo se montó un show mediático bajo una intensa vigilancia policial, sino que además no tuvo la deferencia de realizar un trabajo previo de escucha, sobre la realidad de la población, ni con los pobladores y pobladoras, ni con las organizaciones vinculadas hace años al trabajo social en La Legua. Asimismo se excluyó de la sesión a gran parte de las organizaciones, y aquellas pocas que pudieron participar vivieron momentos de tensión al interior. Una de las invitadas reclamó porque no se le advirtió que participaría la prensa, dejándola como una “sapa” ante sus vecinos, mientras otro de los invitados fue agredido verbalmente por el diputado Farcas, quien le impidió que continuara su exposición

II. En la sesión del 19 de diciembre se invitó a diversas organizaciones de la población, pero solo se les permitió exponer por un lapso de ¡8 minutos! Nos parece impresentable convocarnos para dar nuestra opinión en un tiempo tan breve y que se nos critique por no presentar “propuestas de políticas públicas”. Además, su actitud frente a los expositores es agresiva, interrumpió a nuestro representante para llamarle la atención por lo que había dicho y de gran indiferencia, pues prefirió colocar atención en su celular y no en el relato entregado por un poblador invitado a la sesión.

III. El 10 de diciembre la prensa informó que el diputado Farcas habría recibido amenazas serias de presuntos traficantes de La Legua a propósito de la sesión que se realizaría en esa misma población. Sin embargo, al ser inquirido a denunciar el hecho, no dio respuestas, y a la fecha no ha puesto una denuncia que pueda iniciar una investigación penal. Es decir, el diputado acusó estar siendo víctima de un delito, pero no hizo nada para que éste fuera investigado. Este hecho no solo resulta curioso, viniendo de un diputado que hace de la “seguridad” una de sus banderas, sino que resulta  indignante pues solo logra fomentar la estigmatización histórica sobre la población, vulnerando y adicionando violencia a una cotidianidad hipotecada por su transgresión.

Como Comité de Derechos Humanos consideramos que el actuar equívoco, dañino e irresponsable del Diputado Farcas no entrega ninguna garantía de transparencia, deferencia y confianza para encabezar está instancia. Esto es de gran gravedad, pues estamos ante una Comisión, que tiene la posibilidad histórica no solo de conocer el fracaso de una política pública que durante 15 años ha violado los derechos esenciales de las personas, sino también las profundas ganas y expectativas de la comunidad, en pos de una política pública que valore la vida y contribuya a rescatar su dignidad. Es por eso que exigimos que el diputado Farcas deje la presidencia de esta Comisión.

 

Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua